En torno al Mundial de Atletismo Bajo Techo

 

Yarisley Silva.

Se impone un análisis realista sobre por dónde anda el atletismo cubano en este ciclo olímpico de cara a Río de Janeiro 2016.

Cualquier colega del béisbol se sentiría feliz de batear de 6-3, y eso hicieron los seis “guerreros” asistentes en condiciones no muy favorables al reciente Campeonato Mundial bajo techo: un oro, una plata y un bronce. Y por si fuera poco añadieron otra finalista y un semifinalista.

Téngase en cuenta que la forma deportiva se alcanza no solo en el entrenamiento, sino que pule su acabado en las competencias al mayor nivel, donde redondea su tope y el atleta adquiere seguridad, confianza y alta disposición tanto física como psicológica.

Solo entonces quedan listos para resolver situaciones polémicas que exige el escenario cuando se concursa en la élite mundial, léase adquisición del arsenal suficiente para batirse de tú a tú con quien se ponga por delante.

Conocida esa realidad, vale destacar que de los seis cubanos sólo tres tuvieron competencias previas: la garrochista Yarisley Silva y los triplistas Ernesto Revé y Pedro Pablo Pichardo, y como son figuras con experiencias y tienen “carretera”, como decimos en nuestro argot deportivo”, ahí están los resultados: primera, segundo y tercero.

La triplista Yarianna Martínez y los vallistas Yordan O´Farrill y Jhoanis Portilla salieron desde La Habana directo hacia la ciudad polaca de Sopot, sede del certamen, enfrentando un cambio de horario brusco, y vivieron sus primeras pruebas extrafronteras de esta temporada.

Se lucieron y enfrentaron a fuerza de voluntad y coraje sus respectivos eventos.

Cuántas felicitaciones recibí como miembro de la IAAF y presidente de la Federación Cubana de Atletismo (FCA) por esta tremenda actuación de nuestros atletas.

Pero no podemos esconder detrás de los triunfos las lagunas que aún nos quedan por resolver a corto y largo plazo. Hay que rescatar la tradición en velocidad, salto largo y alto y algunos lanzamientos que hemos perdido. Además reconocer que pese a una cuota de siete plazas financiadas por la IAAF solo cubrimos seis porque no se cumplieron las marcas nuevas exigidas.

Se impone una proyección estratégica con nuestros mejores atletas y tratar de que no les falte nada hasta Río´16 dentro de las posibilidades y con los pies en la tierra.

La prioridad en medio de nuestras limitaciones tiene que ser para ellos, no me cabe la menor duda.

Tenemos, a pesar de muchas insatisfacciones, un atletismo respetado y admirado por muchos. El solo hecho de decir Cuba en la arena internacional despierta merecido elogio de todos los amantes del este deporte.

Como presidente de la F.C.A me siento muy satisfecho de tener un equipo de trabajo consagrado que evalúa y colegia, critica y escucha, seguro de que esa es la única manera de enrumbar, o mejor dicho volver a la senda anhelada de victorias que le corresponde a la historia del atletismo cubano.

Sencillamente ante todos me quito el sombrero, pues pese a integrar una de las delegaciones más pequeñas de nuestro país a eventos de este tipo pusieron a Cuba en lo más alto del podium.

Y termino con un pensamiento martiano que expresa: “Haga cada uno su parte de deber, y nada podrá vencernos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s