Nueva tecnología para el control de la diabetes en Cuba

Este martes se inaugurará una planta de biosensores para la medición del nivel de glucosa en sangre, como parte de una colaboración con China. La inauguración forma parte de las actividades que realizará en Cuba la delegación que encabeza el presidente chino Xi Jinping

El kit está compuesto por el glucómetro, el puncionador, las lancetas y los biosensores o tiras reactivas. Fotos: Juvenal Balán

Una buena noticia para quienes padecen en Cuba de Diabetes Mellitus es la inauguración  mañana martes 22 de julio de una planta de producción de biosensores, que permitirá su­ministrarle ese producto a alrededor de 800 mil diabéticos conocidos en el país, aunque se estima que sin diagnosticar hay muchos más.

La planta, perteneciente al Centro de Inmunoensayo (CIE), surge por la decisión del Go­bierno de poner a disposición de los pacientes una tecnología que les permita un control más exacto de su enfermedad, a través de la medición del nivel de glucosa en sangre me­diante un sencillo examen que pueden realizar personalmente.

Actualmente solo los diabéticos tipo 1 (insulinodependientes) tienen acceso al kit que componen el glucómetro (equipo que realiza las mediciones), el puncionador, las lancetas (especie de agujas para pinchar y obtener la sangre de muestra) y los biosensores (tiras reactivas); pero la nueva planta posibilitará llegar a todos, aseguró la Máster en ciencias Niurka Carlos Pías, directora del CIE.

En este caso lo que se elaborará en Cuba serán los biosensores, como resultado de la primera transferencia tecnológica de la biotecnología cubana, en cooperación con la compañía china Changsha SINOCARE Inc. Anualmente la producción será de 20 millones, aunque en el futuro se podrá llegar hasta 100 millones, especificó la ingeniera Idalmelis Castillo, directora de esa unidad.

Una vez que se pincha el dedo con el puncionador, la sangre se deposita en la tira reactiva de esta forma. La lectura que da el glucómetro puede ser almacenada para que el paciente y su médico valoren la evolución de la enfermedad.

Al igual que otros productos del CIE, diseñados para responder a las necesidades del sistema de salud cubano, los biosensores estarán disponibles a precios subsidiados en la red de farmacias. Hoy los diabéticos tipo 1 los adquieren a través del tarjetón, a un precio de 35 pesos el glucómetro (se compra una sola vez) y seis las cajas de diez tiras reactivas con las lancetas. En el futuro también podrán comprarse estos últimos en un formato de 50 por caja.

En el mundo el precio de este tipo de biosensores varía en dependencia de las marcas, pero oscilan alrededor de un dólar por cada uno. Si se tiene en cuenta que un diabético insulinodependiente debe realizarse entre 3 y 4 pruebas diarias (se utiliza un biosensor cada vez), resulta muy costoso para las personas mantener este tipo de exámenes.

La venta subsidiada a la población de este y otros productos del CIE es posible gracias a las exportaciones que ese centro adscrito a BioCubaFarma realiza, y que en el año 2013 superaron los 52 millones de pesos, señaló Niurka Carlos Pías.

La transferencia tecnológica se firmó en el 2007, pero incluía la construcción de la planta, entrenar al personal, etc. Era un proceso lento, por lo que mientras se inició en China, mediante un contrato de Fabricante de Equipos Ori­ginales (OEM), la producción con la marca cu­bana Suma, para que los biosensores estuvieran disponibles cuanto antes para la población.

El proceso de impresión de los electrodos que llevan los biosensores (funcionan mediante reacciones electroquímicas) es el primer paso. Se producen 300 láminas diarias, cada una con 120 sensores.

En el 2009 inició la construcción de la ins­talación que ahora se inaugura como parte de las actividades que realizará en Cuba la delegación que encabeza el presidente chino Xi Jinping y que está en la fase de puesta en marcha. Como es común en estos procesos se es­pera un incremento paulatino de la capacidad de producción de modo que en el transcurso de 2015 alcance sus niveles máximos.

Algunos consejos

Es importante aclarar que con el glucómetro Suma se pueden utilizar cualquier tipo de tiras reactivas de la misma marca, sin importar el código que estas tengan. Lo que debe hacerse es ajustar el equipo al código de los biosensores que se vayan a usar (viene en la caja y en el empaque de cada tira), para obtener una lectura más precisa.

Introducir adecuadamente los parámetros en el glucómetro es fundamental no solo para obtener resultados fidedignos, sino también porque el equipo permite guardar alrededor de 200 lecturas y este es un registro valioso para el seguimiento de la enfermedad por el propio paciente y el facultativo que lo atiende.

El glucómetro no es un diagnosticador, pero sí nos da una alerta; es un instrumento importante para el monitoreo y control de la enfermedad, significó la ingeniera Niurka Carlos.

En el área de dispensarización se le añaden las sustancias reactivas que al in­teractuar con la sangre permiten conocer el nivel de glucosa. Es un proceso ma­­nual de mucha precisión. Foto: Juvenal Balán

En la fase de fabricación se protegen las zonas donde ocurren las reacciones, se cortan las tiras reactivas y se realizan los primeros controles de calidad al desechar aquellos biosensores que no muestran los parámetros requeridos.

(Tomado de GRANMA)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s