El oro de la cultura cubana

“La cultura tiene sorpresas, Cuba que fue una colonia de España, terminó, con su música, colonizando al colonizador”

El 12 de octubre del 2014 se conmemoró el aniversario 522 de la llegada del Almirante Cristóbal Colón a las Américas. En alguna medida fue el acontecimiento más trascendental y más importante, según Alejo Carpentier.

Alejo Carpentier señalaría que antes de que Cuba tuviese su primer teatro o su primer periódico, había ya, músicos notables y enterados.

“Porque existe en la historia universal un hombre anterior y un hombre posterior, al encuentro de culturas en América. Por una serie de circunstancias el suelo caribe se vuelve teatro de la primera simbiosis, del primer encuentro registrado en la historia entre tres razas (o grupos de descendencia) que, como tales, no se habían encontrado nunca: la blanca de Europa, la india –indígena, nativa- de América, que era una novedad total, y la africana que, si bien era conocida en Europa, era desconocida en este lado del Atlántico.

Por lo tanto, una simbiosis monumental de tres razas de una importancia extraordinaria por su riqueza y posibilidad de aportaciones culturales y que había de crear una civilización enteramente original”. (Correo de la UNESCO, dic. 1981)

 

El investigador cubano Fernando Ortiz escribió que Cuba tiene una musicalidad nacional genuina y de cosmopolitas valores. Foto: Cortesía Fundación Fernando Ortíz

¿QUÉ BUSCABAN LOS ESPAÑOLES EN CUBA?

Los reyes de España apoyados en Cristóbal Colón esperaban encontrar en ultramar: “perlas preciosas, oro, plata, especiería y otras cualquiera cosas y mercaderías”.

Los marineros de la flotilla española se enteraron por los indios que al Sur estaba la “isla de Cuba, a donde oí de esta gente que era muy grande y de gran trato, y había en ella oro y especierías y naves grande y mercaderes”.

Allá puso rumbo Colón, y el 28 de octubre de 1492 “entró en un río hermoso” -posiblemente era la bahía de Gibara, al noroeste de Cuba-.

Por los ademanes de los aborígenes, Colón comprendió que aquella tierra era tan grande que no se podía costear con las naves ni en 20 días. Entonces creyó que se hallaba en una de las penínsulas de Asia oriental. Más allí no había ni ciudades ricas, ni reyes, ni oro, ni especias.

Los españoles que buscaban la ruta de la seda, las especias y las riquezas, lo que encontraron era algodón, que tejían las mujeres, yerbas para tomar sahumerios. El tabaco, los cultivos de maíz y la patata (alimentos que siglos después están en la dieta de los europeos y en casi todo el mundo).

Andando el tiempo encontraron en Cuba un azúcar de calidad superior, que endulzaría a los pueblos. ¿Qué podía ser más delicioso, tras una copiosa comida que un postre con azúcar cubana?, ¿Una taza de café de un intenso negro antracita, acompañada con el dulzor de un azúcar sacada de los cañaverales cubanos?

El especial predicamento de que ha gozado Cuba está en algunos de sus productos de fama mundial y en su cultura musical.

Antonio Arcaño (1911-1994) era el flautista más respetado dentro de la música popular cubana, en 1936 creó la orquesta “Las Maravillas del Siglo”.

El sabio cubano Fernando Ortiz escribió: “No se podrá achacar a petulancia patriótica si un escritor cubano dice que la popular música bailable de Cuba ha tenido desde hace siglos una gran resonancia, así en el Nuevo Mundo como en el Viejo, pues tal hecho es innegable. Cuba tiene una musicalidad nacional genuina y de cosmopolitas valores… Los cubanos hemos exportado con nuestra música más ensoñaciones y deleites que con el tabaco, más dulzuras y energías que con el azúcar. La música afrocubana es fuego, sabrosura y humo; es almíbar, sandunga y alivio; como un ron sonoro que se bebe por los oídos, que en el trato iguala y junta a las gentes y en los sentidos dinamiza la vida”.

Ya desde 1946, en el primer libro escrito sobre La música en Cuba, Alejo Carpentier redactaba: “Huérfana de tradición artística aborigen, muy pobre en cuanto a plásticas populares, poco favorecida por los arquitectos de la colonia, la isla de Cuba ha tenido el poder de crear, en cambio, una música con fisonomía propia que, desde muy temprano, conoció un extraordinario éxito de difusión. La popularidad lograda en el mundo entero, por ciertas danzas cubanas en los inicios del siglo XX, no constituyó un hecho nuevo para el país. Con anterioridad las contradanzas cubanas habían sido objeto de una acogida semejante, por públicos de Europa y de América, al ser presentados bajo los nombres diversos de habaneras, danzas habaneras, tangos habaneras, americanas, etc., creando géneros que fueron cultivados en Francia, en España, en México, en Colombia y en Venezuela principalmente.

Hemos dado unas guarachas criollas de mediados del siglo XVIII en las que se inscriben ritmos que han conservado su vigencia.

Muchos de los instrumentos de percusión que han venido a enriquecer la batería de todas las orquestas de baile –tal las claves- eran de uso corriente en el siglo XVIII”.

Estas palabras de Carpentier nos revelan que, en todos los momentos de su historia, Cuba elaboró un folclor sonoro de una sorprendente vitalidad, recibiendo, mezclando y transformando aportaciones diversas, que acabaron por dar origen a géneros fuertemente caracterizados.

El novelista y musicólogo cubano tiene razón al decir que “antes de que Cuba tuviese su primer teatro o su primer periódico, había ya, músicos notables y enterados”.

En Cuba nunca faltó una música de vanguardia en América, más de un millón de negros esclavos venidos de África mantenían a buen resguardo un yacimiento tímbrico asombroso.

Cuba produjo muchos géneros musicales triunfadores, reclamados desde lejanos tiempos. Creó también un arsenal percutivo no menos asombroso, con más de 25 conjuntos instrumentales. Todo ello creó una música rica, viva y universal.

Habaneras, danzones, sones, guarachas, criollas, boleros, rumbas, congas, mambos, cha cha chá, pachangas, muchos de estos ritmos son ecuménicos, han dado la vuelta al mundo. Alimentaron las músicas de América y están en la dieta cultural de muchos países.

Toda música rica crea también ritmos y músicos eminentes de gran relevancia: Ernesto Lecuona, Eduardo Sánchez de Fuentes, Moisés Simons, Jorge Anckermann, Antonio María Romeu, Antonio Arcaño, Miguel Matamoros, Ignacio Piñeiro, Arsenio Rodríguez, Enrique Jorrin, Adalberto Álvarez, Rafael Lay, Juan Formell, Chucho Valdés, José Luis Cortés.

La afamada orquesta de música popular bailable Los Van Van, que durante varias décadas dirigió su director fundador, el recientemente fallecido Juan Formell (a la izquierda en la foto).

Y crea también agrupaciones insignes como El Septeto Habanero, Septeto Nacional, Conjunto Casino, La Sonora Matancera, Arsenio Rodríguez, Jóvenes del Cayo, Roberto Faz y entre las orquestas charangas la de Antonio María Romeu, Arcaño y sus Maravillas, Neno González, Fajardo y sus Estrellas, La América, Melodías del 40, La Aragón, Sensación. Los Van Van, Irakere, Son 14, Dan Den, Charanga Habanera, NG La Banda.

Se pueden entonces mencionar canciones antológicas: Siboney, La Comparsa, la habanera “Tú”, La bella cubana, La Bayamesa, El manisero, La Guajira Guantanamera, Quiéreme mucho, Lágrimas negras, La engañadora, El bodeguero, La vida es un sueño, Quizás, quizás, quizás, Como arrullo de palma, Deuda, Dos gardenias, La gloria eres tú, Longina, Nosotros, Una rosa de Francia, Contigo en la distancia, Veinte años, Pequeña serenata diurna, Para vivir.

La cultura tiene sorpresas, Cuba que fue una colonia de España, terminó, con su música, colonizando al colonizador. Los europeos, con el tiempo fueron comprendiendo que Cuba tenía un tesoro más grande que el oro y la plata. La riqueza material va y viene, el patrimonio inmaterial es eterno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s