La grandeza de los pequeños

Raúl Castro y líderes caribeños junto a la tumba de José Martí.

Iroel Sánchez

Pueblos mestizos, descendientes en su mayoría de seres humanos traídos de lejanas tierras en condiciones de esclavitud o semiesclavitud, que en varios lugares mezclaron sus diversos  orígenes con nativos rebeldes que sobrevivieron al colonizador, los caribeños conocen como nadie el valor de la unidad.

Tal vez es por ello la Comunidad del Caribe (CARICOM) el que de todos los esquemas de integración en nuestra región el que más ha avanzado y ha logrado institucionalizarse.

Llegados últimos a la independencia, demostraron con la decisión colectiva de establecer relaciones con Cuba cuando hacerlo era aún pecado en América Latina. Barbados, Guyana, Jamaica y Trinidad y Tobago rompieron en 1972 el muro del aislamiento impuesto por Washington a La Habana, en una tradición de tomar decisiones propias que ha sido ejemplar con respecto a países mucho mayores y con economías más potentes.

A pesar de ser en su mayoría países pequeños, dependientes muchos de ellos de la agricultura y receptores del turismo norteamericano, nunca se han doblegado a presiones externas con respecto a Cuba y siempre han condenado el bloqueo estadounidense.

La visión del Comandante Fidel Castro acogió e impulsó esa relación de colaboración, amistad y respeto. Por ello, Fidel  ha sido la primera personalidad no perteneciente al órgano regional en recibir la Orden Honoraria de la Comunidad del Caribe, “por el fervor y sacrificio con que el líder cubano, durante toda la vida, ha trabajado por su país, la región y el resto del mundo en desarrollo”.

Es una colaboración cuyos frutos son palpables en la vida de los pueblos caribeños. Sólo desde 2005 se han graduado en Cuba mil 305 jóvenes de países miembros de CARICOM y dos mil 972 estudian actualmente acá, de los que mil 478 de lo hacen para hacerse médicos. Mil 115 médicos y trabajadores de la salud cubanos  laboran en países de CARICOM y la Operación Milagro creada por Fidel ha devuelto la vista a más de 56 mil caribeños.

Como expresión de las relaciones entre Cuba y CARICOM, se celebran desde 2002, alternamente entre nuestro país y una nación caribeña, las Cumbres Cuba-CARICOM, que realizan en La Habana su quinta edición.

En estos tiempos en que desde algunas blancas naciones del Norte que esquilmaron y saquearon estas tierras suelen pasar por La Habana queriéndonos dar como consejos lo que no han logrado imponernos como órdenes, Cuba acoge con máxima hospitalidad a quienes nos han tratado siempre como iguales y han desafiado el precio de hacerlo desde la pequeñez de su geografía y la grandeza de sus corazones.

Hay un par de versos de Roberto Fernández Retamar  que hablan de los negros de este lado del Océano Atlántico y explican como pocos porque son como son: “escogidos y purificados a través de pruebas horribles, de modo que sólo los mejores sobrevivieron y son la única raza realmente superior del planeta”. Deberían leerlos quienes nos han querido imponer la desunión y la servidumbre como único futuro. (Publicado en CubAhora)

Tomado de la Pupila Insomne.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s