“MI DEMOCRACIA”

Resultado de imagen de elecciones en cuba + fotosEn un mundo unipolarizado, donde impera el sistema capitalista, la democracia es un concepto que se ha interpretado solo desde una pequeña porción de sus aristas. En estos casos la democracia se reduce a un plano jurídico formal, asociada a categorías como sistema electoral, representatividad y tripartición de poderes (Hernádez).

La única forma de democracia que conviene en este sistema es la llamada “representativa”, donde el pueblo elige a aquellas personas que defenderán sus intereses ante las estructuras de poder o autoridad. Sin embargo, no existe tal representación cuando prevalecen las necesidades y los deseos de una burguesía oligárquica con una conciencian totalmente mercantilista. Esto se traduce en que lo importante no es lo que piensen las masas, sino lo que dictamina el dinero y quien lo maneja.

Si se piensa la democracia, solamente como el ejercicio del sufragio, se pierde lo realmente esencial del fenómeno. El poder del pueblo radica en legitimar su autoridad, a través de la participación en todo el proceso de toma de decisiones de la sociedad, ya sea en la esfera económica, política o social. El pueblo debe ser el principal actor de todas las transformaciones que se generen, no pude verse como un ente pasivo ante los designios del Gobierno o del Estado.

La democracia ha sido utilizada por los países industrializados y poderosos para imponer sus intereses hegemónicos a aquellos más débiles económicamente. Solo conciben como modelo democrático óptimo, aquel que incluye el pluripartidismo, campañas electorales, propagandas, competencia entre candidatos y una supuesta votación directa por el presidente del Gobierno.

En el caso de los EE.UU, una de las estrategias más utilizadas para legitimar sus políticas de hostilidad y agresiones contra aquellos países donde tiene interés de intervenir; es oponerse y desacreditar el modelo de democracia existente. Todo esto con el fin de subvertir a la población y provocar un disturbio aparentemente social e interno. De esta manera, intenta imponer a los países en desarrollo un modelo de organización política que facilite su dominación (Barra, 2009).

A partir de 1959, con el triunfo de la Revolución, Cuba se liberó de este dominio norteamericano. El país ya no respondía a sus intereses, se habían eliminado para siempre los gobiernos títeres, plagados de corrupción, violencia y tiranía. Fueron desalojadas las grandes empresas que figuraban como centros de poder y asfixiaban a la población con sus altas tarifas.

Resultado de imagen de elecciones en cuba + fotos

Para romper con todo vestigio de injerencia, el Sistema Político Cubano es auténtico. Se define la democracia desde los conceptos de soberanía, autodeterminación, derecho colectivo y derecho individual. Tiene un carácter eminentemente popular y un fundamento constitucional, con postulados refrendados en el artículo 3 de la Constitución de la República, donde se establece que: la soberanía reside en el pueblo del cual dimana todo el poder del Estado. Ese poder es ejercido directamente o por medio de las Asambleas del Poder Popular y demás órganos del Estado que de ella se derivan, en la forma y según las normas fijadas por la Constitución y las Leyes.

En cuanto al debate de la democracia participativa y representativa, en Cuba como en el resto de las sociedades, el pueblo delega parte de sus potestades a sus representantes electos y estos ejercen una función de intermediarios entre el individuo y los órganos de dirección. Sin embargo, la importancia no recae en la representación, el ejercicio de la democracia va más allá de las elecciones, no se limita a escoger, postular, elegir y revocar a sus representantes. La participación activa de los ciudadanos es mucho más amplia, sistemática y abarca todos los aspectos de la vida social (Alarcón, 2002).

El proceso eleccionario cubano no es politizado, no se enfrentan candidatos de diferentes partidos con campañas millonarias, difamatorias y manipuladas, que venden promesas jamás cumplidas. De hecho, las organizaciones políticas como el Partido Comunista de Cuba (PCC) y la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), no postulan ningún candidato, ni intervienes en las Comisiones Electorales, donde si hay una representación de todos los sectores de la sociedad.

Existe total transparencia en las elecciones, donde el pueblo y cualquier observador extranjero, puede comprobar el sellado de las urnas y el conteo de los votos en los escrutinios. La custodia no la garantizan funcionarios del Estado o el Gobierno, sino pioneros; y los colegios electorales los integran vecinos de la propia comunidad.

Los ciudadanos también tienen la potestad de revocar a los representantes elegidos. Quienes por obligación rinden cuentas ante sus electores, con el fin de mejorar deficiencias e incorporar a su trabajo nuevas necesidades de la población, de acuerdo a sus posibilidades de gestión. El pueblo puede intervenir y analizar cada decisión que se toma, ya sea con respecto a planes y objetivos del país, en materia económica, política o social; así como en el desempeño en cada uno de los centros laborales.

Para garantizar la participación masiva del pueblo de acuerdo a sus intereses, existen distintas organizaciones que agrupan a estudiantes de diferentes enseñanzas, a los trabajadores de todos los sectores, a los agricultores, a las mujeres, a las personas con discapacidad. Además se incluyen asociaciones de profesionales, intelectuales y artistas que presentan sus propias particularidades.

Estas organizaciones y asociaciones abarcan prácticamente todas las actividades, intereses y problemas que conciernen a los cubanos. Ninguna decisión que les competa es adoptada sin su consentimiento (Alarcón, 2002). Para esto se discuten sistemáticamente, en congresos, asambleas, reuniones y consejos de dirección; todas las alternativas, inquietudes y dificultades. El propósito principal es llegar a las soluciones más viables y que satisfagan las necesidades de toda la sociedad cubana.

Como ejemplo de la participación activa de todos los ciudadanos cubanos en la toma de decisiones estratégicas del país, se encuentra la amplia discusión de los Lineamientos de la Política Económica Social, donde cada individuo tuvo la oportunidad de corregir, agregar o suprimir elementos de los doce puntos. Además, a medida que se ha desarrollado su aplicación, los representantes de la Comisión de Implementación han hecho balances, divulgando los resultados.

De manera general, se puede afirmar que el Sistema Político Cubano está diseñado para garantizar la participación plena de sus hombres y mujeres, como base de una democracia verdadera y justa. La principal fortaleza que se puede destacar es su capacidad de constante perfeccionamiento en función de las necesidades del pueblo, el que ciertamente dirige y controla la sociedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s