En Hiroshima la historia sí vale

Obama en Hiroshima, Japón . Foto: EFE

En La Habana, el presidente Obama dijo conocer la historia, pero negarse a quedar atrapado en ella. En Hiroshima, pidió mirarla directo a los ojos “y preguntar qué debemos hacer diferente para evitar ese sufrimiento otra vez.”Los discursos pronunciados en las ciudades antes mencionadas, diferentes entre sí, quedan como brillantes ejercicios del poder inteligente. Obama delinea los métodos más persuasivos de su política exterior: “debemos cambiar nuestra mentalidad acerca de la guerra misma; prevenir los conflictos por medio de la diplomacia y tratar de terminarlos antes de que empiecen” afirmó en Japón.

Ese mismo poder inteligente asume el pasado a conveniencia, como una lección o como un obstáculo a superar. Es comprensible. Playa Girón no es ni remotamente comparable con Pearl Harbor, la Guerra Fría en el Caribe no hizo brotar tanta sangre como la del Pacífico. Incluso, en una eventual relación plena con Estados Unidos, la economía cubana jamás tendrá un vínculo tan importante como la nipona con su vecino transpacífico.

El tratamiento es oportuno, según las circunstancias, hasta en la forma de asumir los hechos históricos. Por una razón similar, Obama cenó en una paladar en La Habana con su familia, pero en Vietnam lo hizo en un local más modesto, en compañía de un periodista de la CNN.

Obama y sus asesores elaboraron un emotivo discurso para Hiroshima, mencionando que “la muerte cayó del cielo”…sola, sin necesidad de una referencia o mención al ejército del país que lanzó la bomba atómica o a Harry Truman, el presidente que ordenó su uso. En un momento, apuntando a su propia nación, pidiendo “tener el coraje de escapar de la lógica del miedo y buscar un mundo” sin armas nucleares.

Nadie esperó un pedido de perdón descartado a tiempo. Curiosamente, Shinzo Abe, primer ministro de Japón, sí habló de disculpas en la ceremonia realizada en ocasión de la visita de Obama a Hiroshima. Sucedió al presidente norteamericano en el podio y arrancó su pronunciamiento recordado como había ido al Congreso de los Estados Unidos el año pasado, reconociendo que la guerra iniciada por su país “privó a muchos jóvenes norteamericanos de sus sueños y esperanzas. Reflexionando acerca de tan dura historia, ofrecí mis eternas condolencias a todas las almas estadounidenses perdidas durante la Segunda Guerra Mundial.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s