El mundo al revés

Por Juan Carlos Díaz Osorio

Ahora la derecha es la buena, la no corrupta, la que quiere el bien de sus pueblos, supongo que los miles de desempleados en Argentina es para que los ricos sean más ricos, digo, para que el pueblo tenga menos pobreza; y en Honduras, las represiones contra los que protestan contra el gobierno ilegal y dictatorial de Juan Orlando Hernández también lo hagan por el bien del pueblo. Según el concepto anterior el presidente de Cuba es malo, porque da al pueblo cubano educación y salud gratuita, incluidos programas beneficiarios para las embrazadas y el adulto mayor.

El gobierno de Venezuela, al parecer, también es pésimo, por crear los CLAP, para la distribución casa por casa de los productos regulados de primera necesidad y para que las propias comunidades abastezcan y distribuyan los alimentos prioritarios a través de una modalidad de entrega de productos directamente a las viviendas de las personas de menos recursos. Nicolás Maduro ha entregado ya 2 millones viviendas a los más necesitados, pero aún así la prensa internacional derechista y la oposición venezolana lo siguen llamando dictador. Parece que ahora el malo es bueno y el bueno es malo y entonces la izquierda es la derecha y la derecha es la izquierda.

Resulta que Michel Temer es un buen gobernante, que gracias a ya saben cómo, se libró de las acusaciones que le hicieron, hay contra él más pruebas que contra Inacio Lula Da Silva, pero el primero tiene respaldo judicial y político, además del apadrinamiento de medios de prensa y otras figuras “importantes”, mientras el segundo es un líder de izquierda.

El mundo definitivamente está al revés, el lobo es una víctima del leñador, ¿quién dijo que el lobo se comió a la abuelita? No que va, la abuelita se lo comió a él y el leñador por pura maldad se deshizo del lobo, y las casas que el lobo sopló a los cerditos eran propiedad del lobo. Quizás, con cuentos infantiles, yo pueda entender qué pasó.

Y es que todos los hechos que suceden en América Latina tiene un trasfondo no solo para reescribir la historia, como plantea Emir Sader, sino principalmente para denigrar a la izquierda latinoamericana, para quitarle el espacio que durante mucho tiempo han tenido los líderes progresistas como Fidel Castro, Hugo Chávez, Rafael Correa, Nestor Kichner y Evo Morales. Las campañas contra Cuba para denigrar a las principales figuras de las Revolución cubana, las operaciones de la oposición venezolana para tratar de derrocar el gobierno de Maduro y el encarcelamiento de Lula, todo tiene un mismo fin común; imponer el modelo de la derecha como un sistema viable positivo en contraposición con la izquierda. Solo sé que si se pone el cable positivo donde va el negativo pueden salir chispas y el resultado es una bomba que no solo exterminará una parte de la especie humana sino que será un retroceso en el tiempo para América, probablemente en cien años.

Tomado de Miradas Encontradas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s